Blogia

Desvarios Variados

No volveré a escribir...

No volveré a escribir.
No volveré a pensar en ella, que en verdad son todas ellas.
No volveré a desnudar lo que pienso para alguien a quien le importa un bledo.
No volveré a dar una mala rima.
No volveré a editar y editar borradores para luego dejarlos al olvido.
No volveré a perderme en el vacío para pensar en que "Sí, esto será una buena idea para un texto" y nunca escirbirlo.
No volveré a preguntarme de si me perdí o si me encontré.
No volveré a pensar en qué hubiera pasado.
Pero al parecer volveré siempre a engañarme.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Intento de encabezado de película comercial, cursi y superflua

Recuerdo cuando era chico uno de mis mayores temores eran las inyecciones, cuando veía el fino metal acercarse hacia mí, me inundaba el pavor, incluso tenía pesadillas de eso. Ok, mentí... aún le tengo temor a las inyecciones, y el por qué es simple....sabemos que nos va a doler, y aún así lo hacemos.
Sin embargo, lo curioso de las inyecciones es que el dolor más fuerte viene cuando retiran la inyección de tu cuerpo...algo así es con las ilusiones de amor.

Harry Potter revisitado y peruanizado

Había una vez en un pueblo nada lejano, una situación turbulenta y oscura, el temor inundaba las calles y el pánico inundaba los bancos, hasta que vino él.

Se presentó como un tipo sencillo, un técnico, un outsider, un diferente, un tipo no corrupto y convenció a la gente que lo mejor era votar por él, a pesar de contar con opciones diversas, incluyendo entre ellas a un hombre que luego con el tiempo sería recompensado por su labor en la historia.

Y así pues este "outsider" llegó al poder, contradeció su campaña electoral al aplicar un shock, y sin embargo la gente siguió confiando en él, cerró el congreso, cortó la libertad de prensa y sin embargo la gente siguió confiando en él, no había otra pues él había hecho al país salir de esa situación turbulenta y oscura, y no había pensamiento más oscuro que volver a esa situación. Luego vinieron los casos de crímenes de lesa humanidad, de corrupción, y a medida que el país mejoraba, el temor del cambio se aminoraba, hasta que finalmente a este "outsider" no le quedó otra que huir, abandonar el país, dejar todo por lo que supeustamente había luchado, hasta que finalmente tras un grosero error de cálculo de su parte, fue encarcelado.

Así se inició una época feliz en este pueblo nada lejano, los tiempos oscuros, de miedo, de falta de libertades se quedaron atrás, parecía que el cuento estaba llegando a la parte del "y vivieron felices para siempre", pero como todo cuento que se da en este nada lejano pueblo, nada puede terminar bien. Pasó el tiempo, y a pesar de la bonanza, habían sectores aún fieles a este "outsider", sí estos eran férrimos seguidores, a pesar del abandono de la gran mayoría del partido, seguían ahí, casi ocultos, luchando por darle libertad a su líder cuando éste fue encarcelado. Estos pocos se fueron acrecentando con el pasar del tiempo, viejos rostros oscuros fueron apareciendo de la oscuridad y fueron tomando poder, poco a poco, parecía una amenaza insignificante, hasta que fue demasiado tarde.

Cuando menos era esperado, este grupo oscuro y secreto de gente era más que un grupo,era una masa, liderada nuevamente por este "líder", aunque ésta vez titereteando a su hija (una chica con reconocidas limitaciones mentales y de capacidad), para llegar al poder y obtener la tan ansiada libertad...

El final del cuento depende de cada uno, ¿Podremos darle un y vivieron felices para siempre?

Parálisis Mental

¿Hasta qué punto la comodidad es buena? ¿Hasta que punto la flojera  es algo simpático y cuándo se convierte en apatía crónica?

Bueno creo que en este aspecto estoy casi border line, la comodidad de mi cama y de mi tv me traicionaron, así que decidí volver al ruedo, volver a escirbir pastruladas y quemadas y cosas que no merecen ser vistas por ojos ajenos. Me harté de pensar que tal candidato es un reverendo inepto y no tener dónde explayar ese pensamiento, o de pensar en que en efecto el azar que manda los hechos està en contra mía y no tener a quién más decírselo que a mis mejores amigos, de pensar que si ésta es una muy buena idea para un libro, pero nunca pasar de un párrafo.

Por eso no más....al menos hasta el 28 de Marzo que se acaben las vacaciones

De elecciones y otros tormentos

Bilis, no hay otra palabra que pueda describir este momento, es lo único que describe cómo me siento luego de ver tras largo tiempo “El francotirador”. No sólo es el colmo de la imparcialidad e hipocresía, sino también de la demagogia, pero vayamos por partes.

En primer lugar,  hablemos de Susanita. Quiénes quieren votar por ella, entre los cuales tristemente se encuentran personas a quienes estimo mucho, pues la toman como una opción de centro izquierda, de cambio, progresista, una especie de Bachellette limeña, pero abramos los ojos, no lo es.

Primero está el hecho de su nulidad política, tener el Ministerio de la Mujer y el programa de vaso de leche como currículo no cuentan como experiencia suficiente a mi parecer, debido a que el primero se trata del cargo magisterial menos importante e incluso machista; y puesto que el segundo ha demostrado tener fallas incontables, tomando como punto de partida que más de la mitad del gasto en dicho programa se va en infiltrados.

Segundo, está el hecho de sus juntas, es decir claro se crucificó a Lourdes en las presidenciales pasadas por no tener las compañías ideales, pero cuando se comprueba que Villarán tiene en su lista a miembros de Patria Roja, del Sutep, Humalistas y demás, se denuncia una guerra sucia y la población se indigna ante los ataques a la “lideresa diferente”. Claro súper progre rodeada de comunistas retrógrados, no nos mientan, Villarán no demuestra la neo izquierda ni el centro ni el progresismo, Villarán es la imagen de intereses retrógrados unidos. Claro y además Susana responde que dichos miembros la apoyan pero no tendrán importancia política en su gobierno, lo cual me hace preguntar si en serio es tan ingenua o nos cree tan cojudos.

Tercero, está el plan de gobierno, leí ambos (bueno en realidad todos de los candidatos de Lima por un trabajo de ciencia política, ante lo cual un pequeño chiste que es realidad: Alex Gonzáles, “el del helicóptero”, quiere instaurar que los lunes sean días sin carne para disminuir las emisiones de gases), y se nota una grosa diferencia: mientras una habla de planes técnicos para aumentar la eficacia de nivel educación, salud y seguridad, la otra ilusamente cree que una ciclovía puede arreglar el problema, que la principal urgencia de Lima es descontaminar el aire porque cree que eso te puede matar más rápido que un asesino o un marca.

Ahora hablemos de los medios. No hay palabra para describir la transformación de Jaime Bayly, hace unos meses escribí sobre cómo había cambiado y se había vuelto casi una vulgaridad pseudo intelectual con la demagogia de su candidatura y los invitados de la talla de Susy Díaz; pues cayó más bajo incluso. No sólo se trata de una ofensa al periodismo, sino al pueblo peruano en general, se trata del berrinche máximo de un ego aplastado tras la negativa de un partido por apoyarlo en su candidatura presidencial, y queda la pregunta: ¿Acaso el pueblo limeño tiene que sufrir por ello? Es decir, el tipo no hizo más que dedicarse a sepultar una candidatura la cual hace no muchos años apoyó: hizo todo lo posible por demostrar a su disminuido público de que Villarán era la opción diferente a la “política tradicional”, ¿Qué de diferente tiene aparte de estar asociada a sectores retrógrados de la izquierda? ; y trató de sepultarla aún más exhibiendo conversaciones privadas de ella, en la cual se mostró como lo que es, un ser humano; claro, que alguien chuponee al tipo y saldrá a decir que es una violación de la libertad, una indecencia, irá a llorar a Baruch y decirle que combinen esfuerzos para atrapar al responsable, pero si se trata de alguien a quién quiere hundir, pues lo hará sin reparos: una hipocresía y doble moralidad, eso es lo que representa Jaime Bayly. Aldo Mariátegui (para que no me digan imparcial), no se queda atrás en cuanto al tema de imparcialidad en su columna de Correo, sin embargo tiene (no sé si llamarlo decencia o descaro), de decirlo sin reparos, de opinar con medias verdades a diferencia del otro pseudo escritor que ahora probablemente nos atormentará con su reciente “pelea” con Tongo.

Ahora, quiero hablar de Lourdes Flores Nano. Me parece sin lugar a dudas la candidata ideal, sinceramente me hubiera gustado, encantado inclusive tenerla de presidenta, pero el pueblo es el pueblo y pueblo será y nos seguirá enfrascando en decisiones de males menores hasta que no abra los ojos. Se trata pues de una mujer con experiencia tanto política como laboral, con integridad (lo de Cataño resulta una ridiculez, ¿acaso el que estés trabajando para alguien y resulte ser un narco te hace su cómplice?), y con el liderazgo que necesita el país. Que quiere utilizar la alcaldía de Lima como puente para ser eventualmente presidenta, muy probablemente, ¿pero es acaso ello algo malo? Yo lo considero todo lo contrario, como la promesa de alguien que hará lo mejor de sí en su gestión en el afán de conquistar un sueño lejano.

No quiero finalizar sin pedirles que éste Domingo 3 (sueno asquerosamente proselitista y político, lo admito, pero creo que es mejor actuar que dejar que el azar y los desvíos enrumben nuestro camino), voten a conciencia, no se trata de votar porque una le parece una tía bacán porque legalizará la marihuana (lo cual es un absurdo porque dicha responsabilidad no le compete a la alcaldía), ni porque un sujeto en la televisión le dijo que era lo mejor, tampoco por mentiras de creer que se trata de una reivindicación a la izquierda porque Villarán no lo es; se trata de votar por lo que se cree que será mejor para uno y para la sociedad en general, se trata de votar por quién  traerá mayor progreso, mayores avances, se trata de un voto a conciencia y producto de meditación; tampoco se trata de decir no me interesa la política votaré en blanco, pues es precisamente esa indiferencia, esas ganas de quitarse cualquiera responsabilidad, la que nos lleva a un círculo vicioso de males menores. Nuestro voto no es más que el reflejo de nuestra opinión, y ésta no es más que el reflejo de nosotros mismos; dejémoslo en lo más alto.

Fin del mundo

Fin del mundo

No es que sea un supersticioso más que crea que porque los mayas dijeron algo hace miles de años tenga validez, o que porque John Cussack sale en la pela 2012 el mundo vaya a desaparecer el 2012; creo que será el 2011 el año en el que mundo desaparezca, o al menos el Perú.

Abril del 2011, mi mente no puede escaparse de esa fecha: el verano se irá, mi viejo cumplirá años otra vez, veré (espero) al Real Madrid pasar octavos de final, pero sobre todo: elecciones presidenciales.

Y es que el futuro se torna oscuro en cuanto a esta materia, tras cada nuevo resultado de encuesta el temor crece y la especulación abunda, aquí mi pequeña opinión de los candidatos más sonados y el porqué creo que el futuro es oscuro:

 

* Ollanta Humala: Sinceramente no creo que gane, el que Alan García lo haya derrotado las últimas elecciones demuestra que en cuanto a escoger el mal menor, Humala siempre será el mal mayor, lo que nos lleva a la raíz del problema: Humala probablemente pase a 2da ronda y se enfrentará con un candidato de "ideas" distintas por el cual la mayoría votará como mal menor, es de este mal menor del que tengo miedo. Antes de dejar de hablar de Ollanta, no quiero que me malinterpreten, no es que esté en contra de las ideas de izquierda, pero aceptémoslo: Ollanta Humala no representa a la izquierda, representa a un sector pobre y abandonado del país pero que no está identificado con la izquierda, sino con el cambio puesto peor no les puede ir, y eso es lo que les promete Humala un cambio, claro no sabe cómo hacerlo, ni si podrá sustentar la economía y retribuir a ese sector que vote por él, pero lo que promete en su cuadriculada mente militar es eso: un cambio.

* Keiko Fujimori: Me dirán prejuicioso, que es una persona adulta independiente, joven, con logros y bastante capaz de asumir el cargo. Yo respondo esto: Primero lo de joven me parece una vulgar excusa, que la gente diga que votaría por ella por su juventud sencillamente me hace pensar en  el primer triunfo electoral de Alan (y todos sabemos cómo terminó). Luego lo de sus logros: su popularidad se la debe a su padre y no puede negarlo, la conocemos por ser hija de uno de los reos más conocidos de nuestro país últimamente, por abogar por su "inocencia" con todo el descaro del mundo, y por buscar revivir un partido con identidad nula: el mismo nombre fujimorismo (por más que el partido tenga nombre nuevo), denota un amor al hombre, no a la idea, y la idea es la única que perdura. Perdón, me perdí un momento, como decía, de sus logros fuera de salir a declarar y lucha contra el "injusto sistema judicial" (claro hay miles de presos encarcelados injustamente, pero ella recibía la primera plana), sólo está el haber acabado una carrera universitaria y ser congresista, y si esos son los requisitos espérenme un par de años y postulo, total ¿qué diferencia habría?

 

*Luis Castañeda: Para mí probablemente será ese mal menor, desgraciadamente sí, pero probablemente lo sea a no ser que un rayo de razón entre al pueblo peruano o a no ser que el metropolitano fracase esplendorosamente. Recuerdo un artículo de Somos de hace varios meses, en el cual señalaba a Castañeda como un temor inminente, o como yo considero un populista, es el tipo de ser que hace obras superfluas con las que sabe que ganará popularidad y mantendrá estable su cargo, es el tipo de ser que justifica atropellos como los atentados contra el distrito de Barranco al realizar distintas destrucciones (a pesar de que Barranco es patrimonio cultural según el INC), y alegar ante las protestas de los vecinos barranquinos que son unos egoístas pituquitos que no se preocupan por el resto: ¿Ése es el presidente que queremos? No sé por qué me hace pensar un tanto en Fujimori: lo que hace con una mano (metropolitano, hospitales de solidaridad) lo deshace con la otra (duplicación del presupuesto del metropolitano sin explicación alguna por ejemplo).

* Jaime Bayly: Hace un par de años me parecía genial, intelectual, acertado, y si me hubieran preguntado si votaría por él probablemente habría respondido que sí en joda; ahora todo es distinto. Pasó de tener entrevistas con Sabina y Serrat a tener entrevistas semanales con Tongo o Susy Díaz. De pasar de ser el tipo que se burlaba de la mediocre atmósfera política pasó a ser uno más con su postulación. De ser un tipo con argumentos acertados y críticas coherentes, pasó a insultar a cada candidato que apenas mencionaba su candidatura. Un tipo que no terminó sus estudios (fue expulsado de la católica) no puede venir a ser presidente, ni siquiera candidato, es una burla al sistema, al país, a nosotros. Por su bien espero que vuelva a ser el tipo de antes, que haga las elecciones entretenidas haciendo comentarios acertados, no bajezas, que retome cierto nivel intelectual, que no se vuelva un populista más que de esos sobran, que se dedique a ser más periodista y escritor y menos un espectáculo.

Finalmente un par de líneas sobre las 2 personas por las cuales votaría, probablemente dependiendo de las encuestas y las posibilidades de cada uno:

* Pedro Pablo Kuczynski: Es mi voto ideal, mi presidente soñado, el hombre designado para el puesto...lastimosamente a no ser que algo espectacular ocurra, no será el próximo presidente.  Probablemente le pase lo mismo de Lourdes Flores en los comicios anteriores: ser el candidato de los ricos. Este es un estigma que tenemos que superar para poder crecer como país, Kuczynski es un hombre con la inteligencia, educación, experiencia adecuada para el puesto, la capacidad  (la estabilidad económica del gobierno de Toledo dice mucho de su capacidad), sin embargo el resentimiento, ingenuidad e ignorancia probablemente primará.  Si no quieren votar por él porque les parece que existen mejores candidatos, perfecto (preséntenlos de paso), pero el decir que no porque es el candidato de los ricos es una verdadera estupidez: por algo vivimos de mal menor en mal menor.

* Alejandro Toledo: Si hace 5 años me hubieran preguntado sobre si alguna vez me gustaría volver a ver aToledo en el sillón presidencial sencillamente me habría reído, pero este sería el mal menor que yo escogería, que tan mal no sería, pero no me parece el ideal. Probablemente vote por PPK en la primera ronda por un voto a conciencia, por creer en la utopía que la mentalidad de la gente cambie y pase a 2da vuelta y gane las elecciones, pero ya que probablemente eso no pase, Toledo es mi candidato bajo la manga. De los candidatos con mayor aceptación (eso es todos los de arriba menos PPK), me parece el más apto, el más capaz, el crecimiento económico que hubo en su gobierno no fue mera casualidad, y en ámbitos sociales  se tuvo una relativa estabilidad (no hubo Baguazos ni petroaudios); pero nuevamente, no me parece el candidato ideal.

 

Como nota final, quisiera decir que no digo voten por tal, cada uno se encarga de eso y con su conciencia, pero por favor, pensemos el voto, dejemos de estar de mal menor en mal menor, podemos más, y me gustaría pensar que merecemos más.

 

 

lalala

Lalala óyeme otra vez...lalala soy otra cursi canción...lalala...cambia el dial por favor....lalala acábalo de una vez...

En...

En el cielo de Lima no hay estrellas, tan solo difusas nubes que ensombrecen a la Luna. Bajo el cielo de Lima ya no esperanzas, tan solo promesas por cumplir, ni su sonrisa ni su aroma están ya para mí.

Bajo el cielo de Lima yacen millones y a la vez nadie, infinitas historias que jamás serán contadas pero con mayor mérito a ser contadas que la propia.

Bajo el cielo de Lima hay humo y contaminación, hay rastros de lo que alguna vez fue una ciudad colonial, y que fue evolucionando hasta ser un caldero por estallar.

Bajo el cielo de Lima estoy yo, y es bajo el cielo de Lima que desaparezco...

Grises y matices

A veces el día a día nos cambia la perspectiva, trastorna nuestras prioridades, nos hace sentir que estar tirados en nuestra cama vale más que cualquier otra cosa en el mundo.

Olvidamos lo importante, los ideales, las cosas que pueden cambiar el mundo, o que nos gusta pensar que podrán algún día son dejadas de lado por nuestra comodidad, por saber que estamos tranquilos y que cn eso basta.

A veces se necesita un evento traumático para despertarte, en mi caso sólo se necesita la película ,la obra, o el libro correcto, y creo que quizás volví a despertar, a superar esa incontrolable flojera de no hacer nada, esa insatisfacción que me cansaba pensar en cómo llenarla. Me gusta esa sensación de reconectarme, de dejar la indiferencia a un lado nuevamente y ver cómo el mundo se jode cada día más sabiendo que no hay nada que puedo hacer al respecto.

No hay nada que pueda hacer el respecto, como escribí en el último post ya no hay grandes logros por los cuales luchar o sencillamente no hay motivaciones. Pienso en la Lima de los 70s, 80s o 90s y pienso en gente que se unía para luchar por lo que creía, en contra de opresiones o en contra de la violencia; veo a la Lima de hoy día y veo a gente que se pelea por un sitio en una cola.

Eso sencillamente llena de impotencia, saber que hay infinitas cosas que mejorar pero que no tienes ningún poder sobre ellas frustraría hasta a la persona más optmista del mundo. Entonces, ¿Qué hacemos en nuestra estadía en este mundo gris? ¿Sencillamente esperamos a ver si mágicamente se hace la diferencia?, ¿o nos esforzamos en vano en marcar diferencia alguna sabiendo que no es posible? Yo creo idealistamente que deberíamos de disfrutar la vida, que sólo se vive una vez y que "carpe diem".

¿Pero tan hipócritas podemos ser?

Un año...

Un año...

1 año, 365 días, 8 760 horas, 525 600 minutos, 31 536 000 segundos: tanto puede ser a la vez nada. De chico consideraba cada fin de año como una excusa para que la familia se reúna y terminar la chanchada que comenzó en Navidad, luego mi visión se transformó e iba esbozando eventos que podrían transcurrir en el año venidero que cambiasen mi perspectiva de la vida. Hoy en día pienso en el año en sí, y al hacerlo siento de cierta forma algo de comfort.

No fue un año genial, no logré todo lo que quería lograr (básicamente porque dejé de plantearme metas), pero siento que me fue bien, mejor que en años anteriores, que la "cagué menos". Fue un año en el que temí perderme y me terminé encontrando, un año de cachimbadas, de aciertos y menos errores, de risas, de borracheras, un año no tan olvidable como los anteriores, un año en el que me di cuenta que no todo tiene que ser tan trágico, mas no por eso es color rosa, un año en el que entendí más el gris, un año en el que grité, celebré, lloré. Un año en el que viví y viví bien, un año en el que me arrepentí de menos cosas, un año en el que conocì a Fellini y olvidé a Peter Jackson, un año en el que me enamoré de Lennon y dejé a Diazepunk, un año también en el cual conocí a fondo al señor Lucky Strike y dejé de hablar con Peter Pan. Fue un año más en el que no la conocí...

Y ¿qué quiero para el próximo año? Fuera de los deseos banales de un LCD, bajar de peso y no volver a subirlo,  ver a mis equipos de fútbol campeonar, ver a Guns and Roses y sentir que las críticas se equivocan cuando dicen que ya no es lo mismo sin Slash, ver a Dylan en vivo así como a Pearl Jam, ir por fin al cinematógrafo de Barranco, ver arder a Adammo y tantos similares, la extinción de seres chicha en nuestro medio (o al menos la extinción de su reinado), no jalar Micro 1, tener un carro, terminar de ver el Ciudadano Kane para por fin entender por qué el 99% de listas la incluyen en su top3 de las mejores películas de la historia; fuera de todo esto, quizás lo que más quiero es ....algún día lo sabrán...y espero algún día yo también...

"Quizás nuestra más grande tragedia, nuestra más grande necesidad, sea la falta de necesidades: saber que no hay un gran muro que derrumbar, un gran odio que enfrentar, estamos demasiado cómodos para querer actuar"....Fuente: Momentos propios de aburrimiento

Pasado...

A veces me pregunto cómo sería mi vida si hubiera sido distinto, decidido distinto, pensado distinto, si seguiría siendo yo, o si me habría convertido en otro persona con tantos cambios. Hay tantas cosas que me gustarían cambiar, tantas por rebobinar.

Me gustaría volver a primero de primaria y no ser un niño autista con poquísimos amigos, me hubiera gustado cambiar mi aire "nerdy" infantil, me hubiera gustado no ser un niño tan infantil.

Me hubiera gustado que mi papá hablase más, y que mi mamá fuesa menos sobreprotectora, me hubiera gustado no haber pasado gran parte de mi infancia con mi abuela, apegarme a ella para que ahora sea un sofá, me hubiera gustado no haber pasado a partir de los 9 años las tardes solo con la empleada a la espera de que mis papás regresen de trabajar, me hubiera gustado no ser tan engreído, me hubiera gustado no haber sentido tanto.

Me hubiera gustado no alucinarme diferente, me hubiera gustado actuar diferente, me hubiera gustado nacir en otro país o siquiera haber tenido motivos para querer a este, me hubiera gustado idenfiticarme con algo, me hubiera gustado no ser tan inseguro, me hubiera gustado ser más insensible.

Pero aquí estoy, soy sencillamente yo y no lo puedo cambiar, no se puede rebobinar, el pasado es un estigma del cual intentamos huir toda la vida para darnos cuenta que gracias a ese estigma somos lo que somos, para bien o para mal. Recuerdo alguna vez vi en la película chilena de Alberto Fuguet "Se arrienda", una frase que me gustó bastante:

"El pasado es como un país extranjero:allá las cosas se hacen de otro modo."

Y vaya de qué modo...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pastrulada Nº ...

Destruyendo las murallas del pasado me perdí entre el humo y la ceniza, como una pequeña lágrima en un océano, como un suspiro en una tormenta. Y no pude , o no quise salir, envenado por el aroma, engañado por la sombra, me quedé, me quedé y desaparecí.

Y desperté y era tú.

Madurando

Hace no mucho inundaba el blog de posts sobre como no quería madurar, sobre cómo quería que mi mundo continuase igual, en un cíclico letargo, pero estable al fin y al cabo, porque creía que de esta forma me mantendría a salvo, no tendría que exponerme, no tendría que "vivir".

Pero la vida se trata precisamente de eso, de vivir, de olvidar viejos sueños y aceptar realidades, de olvidar estúpidos resentimientos, de dejar atrás el pesimismo (o siquiera intentarlo), de no ser una Barbie pero tampoco ser como el exranjero de Camus, de cambiar sin perder la escencia, sin traicionar lo que pensamos, de saber que la vida quizás no tenga sentido, pero no por eso nosotros dejamos de tener sentido, de todo y de nada, porque la vida se trata de eso, de madurar, de cambiar, y a la vez permanecer iguales, de vivir y morir en el intento, pero que ese intento valga la pena.

Perfectamente Imaginaria

Y entonces no podía creerlo, todos aquellos temores que creía olvidados, volvieron a mí...No sabía qué decirle, cómo mirarla, o cómo pararme, cómo reírme y cuándo reírme, mis manos comenzaban a sudar y los tics comenzaban a aflorar. Pero a la vez comenzaba a rodar películas imaginarias de nuestro futuro en mi cabeza: nos enamorábamos, nos peleábamos, nos reconciliábamos, celebrábamos aniversarios y cumpleaños juntos. Su sonrisa iluminaba en mí algo que creía perdido, reavivaba la ilusión y por lo mismo me volvía a poner presa de mis inseguridades, pero lo asumía con mucho gusto, todo por ella. La miraba y veía que me observaba, y por eso miraba hacia otro lado con temor de mirarla a los ojos, hasta que lo hice y no pude quitar la mirada de ellos.  Le gustaba el cine de Scorsese y Woody, la música de Pink Floyd y Silvio, la narrativa de Nietzsche y odiaba a Coelho. Era perfecta...

Hasta que desperté.

Olvido...

-Y abrió los ojos y no se ubicaba. Su casa dejó de ser su casa, su país dejó de ser su país, sus poemas dejaron de ser sus poemas, su familia dejó de ser su familia, su novia dejó de ser su novia, su trabajo dejó de ser su trabajo, su perro dejó de ser su perro, su carro dejó de ser su carro, sus gustos dejaron de ser sus gustos, sus recuerdos dejaron de ser sus recuerdos, sus sueños dejaron de ser sus sueños, su rostro dejó de ser su rostro, y por último, su vida dejó de ser su vida.

-Cómo lo envidio....

Destello de vida

Quiero escribir una declaración de principios o por último de amor, pero me doy cuenta que es demasiado tarde y se fueron los dos. Extraviado en un mundo inexplorable busco a alguien o algo que me saque de este letargo, podrías ser tú o tú, pero probablemente no seas ni tú ni sea yo. Perdido entre tantos yos, entre tantos ellos, entre tantos mundos, entre tantas realidades que olvido por completo qué es lo real, lo imaginario, lo superficial y lo ficticio, y sobre todo olvido qué es lo importante, si es que hay algo que merezca llamarse así, maldita relatividad. Hambriento de emoción, pero cauteloso de experimentar alguna, quizás temeroso de matar la ilusión, así como los niños que creen en Santa o los religiosos., prefiero sentir que la oportunidad está ahí en lugar de tropezarme con una pared y ver que no hay nada. Hartado de tanta canción cursi y temeroso de seguir escuchando tantas canciones depresivas, me pregunto si es bueno escuchar algo en absoluto, y en eso veo que estoy escuchando mis pensamientos...

Perdón, ¿Cómo se llamaba?

Perdón, ¿Cómo se llamaba?

Y se llama Perú con P de patria, la E del ejemplo, la R de rifle y la U de la unión. Típica canción de peña, ¿no? Muchos la cantan, otros brindan, otros lloran de la emoción, otros lloran por otras cosas y disfrazan sus lágrimas con la canción, otros la gritan, y bueno yo, pues no siento nada.

Quisiera sentir algo de eso, quisiera emocionarme, sentir algo por este pedazo de tierra en el que nací hace un poco más de 17 años, pero no encuentro ningún sentimiento fuera de cierto rencor y decepción. Escucho la canción y se llama Perú, y en lo que me pongo a pensar es en que es un floro maleado, una canción a la mentira y al irrealismo.

¿Qué patria? ¿Patria roja? ¿Patria nueva? Seamos sinceros, por más que duela admitirlo, somos un país lleno de varios subpaíses, decir que Lima y Puno son parte del mismo país es un tema netamente geográfico, basta con ver los números de muertos que hay en Puno por el frío y el número de televidentes que obtiene "la última primicia" de burdas pantallas de humo como el caso de Alicia Delgado o Marco Antonio en Lima, para ver que ni sicológica ni emocionalmente somos un mismo país, la descentralización pide apoyo a gritos, ¿pero quién quiere dividir su poder?

E del ejemplo, perdón, acá me pierdo...el ejemplo de los lindos policías que por 20 soles te borran la multa de 200; o el ejemplo de los políticos; o el ejemplo de los medios de comunicación con sus pantallas de humo, o el ejemplo de la ineptitud que hace llamar racista a un medio de comunicación (hace varios meses ya, pero nunca pude escribir de ello) por hablar del hecho que una congresista, una madre de la patria, sea una analfabeta; o ejemplo de futuro cuando de acá a menos de 2 años de las elecciones, los candidatos que más suenan son Humala y Keiko.

R de rifle. ¿Esto es burla, no? ¿O los libros de historia que leí, Wikipedia y otros tantos estaban equivocados y pues resultó que éramos una potencia militar que ganó todas sus guerras? Pero lo jodido de esto, no es eso, ok perdimos con Chile y otros tantos, pero hay que avanzar, ¿no? Alemania perdió la guerra mundial y aún así renació de sus cenizas cual ave fénix (claro, mucho tuvo que ver el plan Marshall, pero voy al hecho de que pudieron resurgir), y en lugar nosotros seguimos demostrando resentimiento hacia otros países porque nos ganaron. Decimos chileno, español, ecuatoriano maldito, pero ¿cuál es el punto? Nos ganaron y fue, hay tantas otras cosas en las cuales podríamos ocuparnos, en lugar de mostrar un resentimiento ridículo.

U de unión, bueno lo que escribí de la patria resume lo que pienso de esto también.

Soy peruano, no me siento como uno, pero mi DNI, mi sangre y mi raza me develan, odio a este país como pocas cosas en este mundo, la música criolla, la mediocridad, el hecho de que tuve que dejar al lado el sueño de escritor por no morirme de hambre, el fracaso tras fracaso en el deporte (excepción de voley, surf y otros cuantos que merecen un sincero aplauso),  el que sea uno de los pocos países del mundo en que la minoría discrimine a la mayoría, la contaminación, la pobreza, el estancamiento, la falta de futuro...

Se me hace difícil sentirme orgulloso de ser peruano porque se me hace difícil encontrar una razón para sentirme como tal, me parece ridícula la idea de sentirme orgulloso de mi país sólo porque nací ahí o su comida o sus antiguas culturas, me parece estúpido vivir de las glorias ajenas.

Y es que me gustaría que las cosas hubieran sido distintas, que Fujimori no hubiera ganado esas elecciones, que Huáscar no se hubiera peleado con Atahualpa cuando estaba por llegar los españoles, que los Incas hubieran tenido un buen gobierno y así diversos pueblos no hubieran apoyado a los españoles para derrocarlos, que Lulu hubiera ganado alguna de esas 2 elecciones, que el pensamiento de Mariátegui hubiera trascendido más allá de un libro y un partido olvidado, que la cultura fuera parte de cada ciudadano (en lugar de Tongo, Magaly y otros)....Pero no, este es el Perú que hay y al que pertenezco, me gustaría cambiar las cosas, pero por momentos pesa mi pensamiento nihilista y el "no hay futuro" impera en mi  mente, quisiera tener optimismo, pero ¿qué tanto optimismo podemos tener sin caer en lo útopico?

 Benedetti decía: "Un pesimista es sólo un optimista bien informado". Pues  envidio a los ignorantes, ya que son felices en su ignorancia...

Quisiera...

¿Cuándo se jodió todo? Claro, esta pregunta desliza la idea de que hubo algún tiempo en que las cosas estuvieron bien, apacibles, tranquilas, o al menos no jodidas. Quizás alguna vez lo estuvieron, pero de ser así, sencillamente concluyo que yo no estuve en esos tiempos.

Pesimista, fatalista, nihilista, ¿o sólo realista? Al fin y al cabo Borges decía: “Un pesimista es sólo un optimista bien informado”.

Quisiera no estar bien informado. Quisiera ser un optimista, quisiera ser uno de esos imbéciles de los cuales me burlo, pero en el fondo sé que quisiera ser como ellos. Quisiera ser simplista, ser feliz por tonterías, ser feliz por una canción o por un chiste, no verle el lado malo a todo.

Quisiera no tender a profundizar todo, ser simple. “La belleza de lo simple”.

Quisiera perderme, perderme y nunca encontrarme, desaparecer con el viento, con el mar, con la sombra, desaparecer y que nadie me encuentre, en especial yo.

“Mi sueño es irme a la mierda.” Quisiera cumplir mi sueño, quisiera tener algún sueño, quisiera volver a soñar.

Quisiera tener esperanzas, efímeras, tan efímeras como nuestras vidas o tan irrealistas como la felicidad, pero quisiera tenerlas, algo de que agarrarme. Quisiera tener algo, tengo todo pero todo me falta. Además: ¿Qué separa a la nada del todo?

Le tengo miedo al todo, a ser parte de él, quiero perderme pero no mezclarme, quiero extraviarme, más no moldearme. Prefiero vivir una vida de mierda a una vida vacía. Prefiero ser deprimente a  ser deprimentemente feliz. Prefiero ser dueño de una lágrima a esclavo de una sonrisa.

Y por eso heme aquí, dueño de mi triste palabra, y a veces ni de eso...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Regresando

Un mes puede ser mucho, puede ser todo, o ser nada, un mero vacío en una colección de recuerdos que quisiéramos a veces esfumar. Pasó un mes, bueno casi un mes, en que no escribí, pasó mucho y a la vez nada:

* Fue mi cumpleaños 17, por más que quise evitar que llegara no pude, no pude imitar al chinito de Heroes y detener el tiempo, así que pues nada, tengo 17, ya puedo sacar DNI, aunque aún no lo hago  porque no me da el tiempo. Cada vez más cerca de los 18, cada vez más cerca de poder ir a la cárcel en caso sea necesario, cada vez más cerca de....de todo....del fin del madurar, de enseriarme, de trabajar, de todo, y sí pues, tengo miedo, no en vano alguna vez escribí que envidiaba a Peter Pan, tengo miedo porque veo que ya casi todo tiene un camino, formado, pactado y sólo me queda recorrerlo, y por momentos no sé si quiera tomar ese camino, o tomar alguno en absoluto.

* El blog cumplió un año. Nunca creí que llegaría a cumplirlo, es más, nunca creí que llegaría a tener un blog, la primera vez que me enteré de que era un blog me pareció una reverenda cojudez: "¿qué imbécil escribe de sí mismo al público?" Hasta que comencé a leer los de El Comercio, y me gustaron, y un día en que no fui al colegio en pleno de aburrimiento pensé:¿Por qué no? Y bueno lo hice...y cumplió un año, y sigue...y pues nada...¿gracias?

Pero a la vez siento que no pasó nada, o al menos me gustaría sentir que no pasó nada, me gustaría vivir tranquilo mirando....esperen, ahí el problema...no sé dónde mirar...¿el futuro?, admitámoslo, no hay futuro....¿el pasado? hay cosas que mejor es dejarlas ahí, y el presente...pues...no sé, siento que me pierdo el presente, pasa demasiado rápido.

Y pues nada, la próxima espero escirbir algo mejor, sino que me estresaba ver el blog y verlo vacío, y tratar de escribir y ver la pantalla en blanco sin poder llenarla...algo así me pasa con mi vida.

Cuento Monce 2

Linda Lima, me zambullo en tu smog y me pierdo, me vuelvo una sombra más, sin nombre, sin pensamiento, sin sentimiento, sólo una imagen flotando, y es que la verdad, ¿Qué más puedo ser? Nada; es difícil precisar cuándo se jodió todo, pero de que se jodió,  se jodió, el mundo perdió el sentido, si es que alguna vez lo tuvo, y nos dejó como único camino la deambulación, un mundo de sombras.

 

Por ahora deambulo hacia el otro lado de la pista, a cruzar el puente. Recuerdo cómo antes pensaba en qué pasaría si se cayera el puente, o si yo me cayera, no era tuviera pensamientos suicidas, sino que pensaba que podría entonces encontrar algún sentido: tipo las estúpidas películas motivacionales del tipo que pierde las piernas y luego gana una medalla olímpica; y además, me habría sentido importante echado en una cama en una clínica, quién sabe quizás tenía una visita sorpresa, que presa de las emociones, de haber visto tan cerca el perderme, me declaraba su amor eterno….pero nunca nada.

 Pero si se tratase sobre cómo morir, no me molestaría hacerlo con la caída de un puente, tendría cierto tinte a lo “Indiana Jones”, lo malo es que aparecería en demasiados periódicos chichas y noticieros; aunque seguramente sería mejor que todas las muertes que me rodean: el calentamiento global, que ha hecho que ahora la gente se meta en la onda “green”, como si en un par de años se podría cambiar una vida de contaminación, y como si las personas que dicen que aman al planeta fueran igual de consistentes en sus actos, mi única esperanza es morir antes de que se noten los efectos de verdad; la gripe porcina, no hay nada peor que morir por culpa de un cerdo, y encima si me ponen en cuarentena, peor, muero y solo; el cáncer, la diabetes, los infartos, todos facturas bien pagadas de una vida basada en buscar un sentido que nunca llegó.

 

Ya nada tiene sentido: el activismo político, son los mismos tipos tras el poder, sólo que con distinto nombre; el amor, fue uno de esos tontos cuentos que nos metieron de niños,  y nosotros creyendo que era real, cuando sólo es eso, un cuento; hasta la música perdió sentido, ya no hay un Cobain, un Morrison o un Lennon, maldito MTV, maldito dinero, maldito Francisco de Quevedo con su “Poderoso caballero don dinero”; maldito smog; maldito puente que no te caes; maldito yo.

En eso diviso a un pequeño bulto famélico, vestido de paisana, un bulto que alguna vez fue una mujer, con un rostro de tristeza y desesperanza total, pero aún así se sienta ahí, se arriesga al puente, al smog, a la gente, a mí, se sienta ahí a mendigar, aún cuando sabe que la muerte le va a llegar, y pronto y sin dignidad, aún así quiere aplazar ese encuentro inevitable, ¿Por qué?

Le doy un billete de 100 soles y sigo mi camino, no tiene sentido…pero lo hago.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres